Descienden los concursos de acreedores de empresas y aumentan las de autónomos.

Por quinto año consecutivo, en 2018 descendió el número de empresas que presentaron concurso de acreedores en España, pero aumentó por tercer año el de familias y autónomos que se declararon en quiebra. En total, fueron 5.635 los deudores concursados en 2018, un 2,1% menos que en 2017, según publicó ayer el INE.
El descenso de concurso se debió en exclusiva a las empresas. Fueron 4131 las concursadas, un 3,1% menos. Las quiebras descendieron en todos los formatos empresariales (sociedades limitadas, anónimas y de otro tipo). En cambio a los autónomos les fue peor: fueron 333 los que se declararon incapaces de hacer frente a sus deudas, un 18,9% más que al año anterior, el tercer año seguido de aumento.
También aumentó, aunque muy levemente el año pasado, el número de familias abogadas por sus deudas. Fueron 1504, un o,8% más. Aunque es el tercer año de aumento consecutivo, supone prácticamente un estancamiento, sobre todo si se compara con los aumentos del 56,1% de 2017 y del 47,3% de 2016.
Los dos sectores más afectados por los concursos fueron el del comercio, con 936, y construcción, con 628. Entre ambas, suman el 37,9% de las quiebras. Sin embargo, en ambos casos son menos casos que en 2017, un 0,1% menos en el caso del comercio y un 4,3% en el de la construcción.
En cambio, aumentaron las insolvencias en el sector de la hostelería, un 8,9% hasta 256 casos, y en el del transporte y almacenamiento, un 16,9% hasta un total de 201.
Por comunidades, Cataluña fue la comunidad que registró más concursos, con 1577, un 12,3% más que en el año anterior, seguida de Madrid, con 941, un 2,4% más. Cataluña acaparó el 27,9% de los concursos en general y el 40% de los de familias, con 604. La siguiente en la lista fue la Comunidad Valenciana, con 756 insolvencias, un descenso del 10,4%. También descendieron los concursos en Andalucía, un 11,3% hasta 503.
-El País I Javier Salvatierra

Deja un comentario