En estos momentos, en los que muchas personas están perdiendo a sus seres queridos, nos surge la duda de qué debemos hacer en esta situación, cuáles son las gestiones ineludibles y si por otro lado existen trámites cuyos plazos han sido suspendidos hasta que se levante el Estado de Alarma. 

A través del presente artículo, y de forma concisa, tratamos de solventar las dudas más frecuentes y explicar los pasos a seguir tras el fallecimiento de un ser querido mientras dure el Estado de Alarma.  

1.-  Suspensión de plazos procesales. 

En primer lugar, debemos indicar que todos los plazos procesales se encuentran suspendidos tras la entrada en vigor del decreto del Estado de Alarma, por lo que no se pueden realizar ningún trámite respecto a la aceptación o renuncia de las herencias. A pesar de ello, en este artículo os explicaremos los pasos a seguir una vez que se levante el Estado de Alarma. 

2.-  ¿Qué he de hacer tras el fallecimiento de una persona durante el Estado de Alarma?

El único trámite que se debe realizar durante el Estado de Alarma es la inscripción del fallecimiento en el Registro Civil, y ello porque es la única forma de dar fe pública del fallecimiento de una persona (fecha, hora y lugar en que acontece). El Reglamento de Registro Civil obliga a que la inscripción de la defunción se lleve a cabo dentro de las veinticuatro horas siguientes al fallecimiento.

En este caso, los pasos a seguir van a depender de donde se produzca el fallecimiento de la persona. 

  1. Si el fallecimiento se ha producido en un centro hospitalario/ residencia geriátrica, la inscripción del fallecimiento la realizará el propio personal del hospital. 
  1. En el caso de que la persona haya fallecido en el domicilio, se debe llamar a los Servicios de emergencia, que acudirán al domicilio con el fin de certificar la defunción de la persona. 

En este caso, los servicios médicos serán los que emitan el certificado de defunción que entregarán a los familiares. 

Con el certificado de defunción se debe realizar la inscripción en el Registro Civil. En este caso, la inscripción en el registro la podrá realizar:

1.-  Aseguradora / Servicio funerario.

Si el fallecido contrató una póliza de decesos, se deberá avisar a la aseguradora quienes se encargarán de contactar con el servicio funerario y organizar la inscripción en el Registro Civil y realizar los demás tramites funerarios. 

En el caso de que el fallecido no tuviera una póliza de decesos, se puede contactar directamente con la funeraria, quienes se encargaran de realizar los trámites necesarios para la inscripción de la defunción en el Registro civil correspondiente, así como de trasladar el cadáver al tanatorio, preparar el velatorio y el entierro o incineración. 

En estos dos casos, la aseguradora o la funeraria, proporcionarán a los familiares las Partidas Literales de Defunción que emite el Registro Civil una vez inscrito el fallecimiento.

2.- Familiar, amigo o vecino del difunto. 

Cualquier persona que tenga conocimiento de un fallecimiento, está facultada para promover la inscripción en el Registro Civil. 

En este caso, se deberá acercar al Registro civil del municipio en el que se haya producido el fallecimiento – en las 24 horas siguientes al deceso- donde se aportará el  certificado médico de defunción u orden judicial de inscripción. Se deberá cumplimentar el formulario gratuito suministrado por el Registro, en el que se harán constar los siguientes datos:

  • Nombre y apellidos del fallecido.
  • Nombres de los padres del fallecido.
  • Estado Civil.
  • Nacionalidad.
  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • D.N.I.
  • Datos de inscripción de nacimiento.
  • Último domicilio.
  • Día, hora y lugar de la defunción.
  • Lugar de enterramiento, si consta en la declaración de defunción en certificación de Autoridad o funcionario a cuyo cargo está el cementerio.

  • Cita del documento o documentos de donde se hayan extraído los datos anteriores, salvo que sean conocidos por el declarante, 
  • Otros datos de identificación cuando los requeridos no sean conocidos. Si se desconoce la identidad del fallecido, se suplirá la inscripción por nombres o apodos, edad aparente y de no poderse expresar la hora, fecha o lugar de fallecimiento, indicándose los límites máximo y mínimo del tiempo en que ocurrió.

Durante el Estado de Alarma, se ha ampliado el horario de los Registros civiles con el fin de agilizar la inscripción de defunción y la expedición de licencias de enterramiento, que se expedirá por el Registro, tras la inscripción de la defunción. 

Como consecuencia del incremento de fallecidos durante el Estado de Alarma, el pasado 21 de marzo el Gobierno dictó la Orden SND/272/2020 por la que se establece que, de forma excepcional y en tanto que dure el Estado de alarma, el entierro, incineración o donación a la ciencia del cadáver (siempre y cuando se cumpla la voluntad del difunto o de sus herederos), se podrá realizar por la autoridad competente sin que tengan que trascurrir – como venía siendo obligatorio- 24 horas desde el fallecimiento. Dichas medidas son de aplicación en todos los fallecimientos, independientemente de la causa. 

3.- ¿Qué trámites he de realizar cuándo finalice el Estado de Alarma?  

La finalización del Estado de Alarma conllevará la reanudación de los plazos procesales. En este caso debemos de tener en cuenta cuáles son los trámites que se han de realizar, y cuánto tiempo disponemos para ello, recordando que los plazos comenzarán a contar cuándo se levante el Estado de Alarma. 

  • Certificado de Actos de Última Voluntad.

Transcurridos 15 días hábiles (es decir sin sábados, domingos o festivos) y sin contar el del día del fallecimiento se deberá solicitar el Certificado de Actos de Últimas Voluntades. Entendemos que dicho plazo debe empezar a contar cuando se levante el Estado de Alarma. 

Dicho certificado, emitido por el Ministerio de Justicia, acredita si el fallecido otorgó o no testamento. Es un documento imprescindible para cualquier sucesión.

En el caso de que el causante haya otorgado testamento, en el certificado constará el nombre del notario ante el que se ha otorgado el testamento, al que se deberá solicitar una copia autorizada del mismo, y así conocer las últimas voluntades del fallecido.

En el caso de que el certificado sea negativo, es decir que el fallecido no ha otorgado testamento, los herederos deberán tramitar un expediente de Declaración de herederos abintestato. 

El certificado de últimas voluntades se puede solicitar telemáticamente, a través de la página del Ministerio de Justicia, por correo postal o presencialmente. Deberás acompañar a la solicitud el certificado literal de defunción y el justificante del abono de la tasa (3,78 €) 

  • Certificado de contratos de seguros de cobertura por fallecimiento.

Transcurridos 15 días hábiles (es decir sin sábados, domingos o festivos) y sin contar el del día del fallecimiento se debe solicitar el Certificado de contratos de seguros de cobertura por fallecimientos. Entendemos que dicho plazo debe empezar a contar cuando se levante el Estado de Alarma.

Dicho certificado acredita  si la persona fallecida tenía un contrato vigente de vida o de accidentes y con qué entidad aseguradora. En el caso de que la persona fallecida no figurase como asegurada en ningún contrato, tal extremo se hará constar expresamente en el certificado que se emita.

El Certificado de contratos de seguros de cobertura por fallecimiento se puede solicitar telemáticamente, a través de la página del Ministerio de Justicia, por correo postal o presencialmente. Deberás acompañar a la solicitud el certificado literal de defunción y el justificante del abono de la tasa (3,78 €) 

  • Impuesto de sucesiones. 

Este impuesto se debe presentar dentro del plazo de 6 meses desde la fecha de fallecimiento. 

Este tributo, que grava la adquisición de bienes y derechos por herencia, legado, o cualquier otro título sucesorio, se debe presentar de forma obligatoria aunque el fallecido no tenga bienes ni derechos que transmitir. 

  • Impuesto sobre el incremento del valor de los bienes de naturaleza urbana (Plusvalía). 

Este impuesto se debe presentar dentro del plazo de 6 meses desde la fecha del fallecimiento.  Dicho impuesto se debe liquidar en el caso de que entre los bienes a heredar se encuentren bienes inmuebles (viviendas, garajes, edificios…).

  • Declaración de IRPF

Se debe presentar la declaración del IRPF, en el caso de que la persona fallecida estuviera, por sus ingresos,  obligada a presentarla o bien en el caso de que tuviera derecho a una devolución.

Para solicitarlas debe dirigirse a los centros de Atención en Información de la  Seguridad Social del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Se deberán solicitar una vez se levante el Estado de Alarma  y ello porque dicha pensión se abona con una retroactividad máxima de tres meses a la fecha de solicitud

  •  La adjudicación o renuncia a la herencia. 

La adjudicación o renuncia a la herencia no está sujeta a plazo alguno.

Deja un comentario