Concurso culpable. Extensión de la responsabilidad de los cómplices. En la sentencia de primera instancia se condenó a los cómplices, junto a los afectados por la calificación, a que “abonarán solidariamente a los acreedores el importe que de sus créditos no perciban, en concepto de daños y perjuicios”. La Audiencia Provincial desestimó el recurso de apelación y confirmó la sentencia de primera instancia, afirmando que el pronunciamiento condenatorio de contenido patrimonial de los cómplices se hacía en concepto de indemnización de daños y perjuicios causados por la salida fraudulenta del bien inmueble del patrimonio de la concursada en cuya realización colaboraron. El Tribunal Supremo casa la sentencia porque la condena a indemnizar daños y perjuicios debe ser consecuencia de los concretos daños y perjuicios causados por la conducta en cuya realización han participado, y en atención a dicha participación, y que no puede acordarse una condena en globo que no discrimine entre las causas de calificación del concurso como culpable en las que hayan participado los cómplices y aquellas en las que no hayan participado y que tampoco se tenga en cuenta su importancia. La sentencia recurrida no justifica por qué la conducta de los recurrentes, al haber colaborado en el alzamiento de un bien inmueble del patrimonio de la concursada, ha causado como daño la generación de todo el déficit concursal. Por tanto, los daños y perjuicios causados al patrimonio se concreta en la pérdida de valor que el momento de la salida fraudulenta tenía dicho inmueble, que deber ser la indemnización de daños y perjuicios.

 

Lee la sentencia completa aquí: http://www.bufetefernandezdoyague.es/wp-content/uploads/2019/06/STS_711-2019.pdf

Deja un comentario